¿Qué es la moringa y para qué sirve? Conoce sus beneficios

 ¿Qué es la moringa y para qué sirve? Conoce sus beneficios

La Moringa Oleifera, es la planta base de la medicina hindú, donde se  contempla su uso para prevenir, mitigar o tratar más de 300 enfermedades. 

Pero no solo sirve para tratar padecimientos. La Moringa Oleifera, es un producto familiar. Gracias a su increible cantidad de nutrientes es útil para mantener una dieta equilibrada, La Moringa es un rejuvenedor natural, ayuda a la perdida de peso; es un energizante,  aumenta los niveles de energia; intensifica la claridad mental y aumenta las defensas del organismo. 

Esta planta única en el mundo, es actualmente el objeto de varios estudios científicos alrededor del mundo que han demostrado sus cualidades. 

Contiene 46 antioxidantes, 36 antiinflamatorios, 18 aminoácidos, 12 minerales y 14 vitaminas, además de decenas de fitonutrientes. 

Las hojas secas de Moringa contienen: 

  • 10 veces más vitamina A que las zanahorias
  • 17 veces más calcio que la leche
  • 15 veces más potasio que los platanos
  • 25 veces la cantidad de hierro que las espinacas
  • 9 veces más proteina que el yogurt
  • 46 antioxidantes
  • 36 antinflamatorios
  • 18 aminoácidos
  • Aceites omega 3-6 y 9 
  • Calcio, potasio, cromo, cobre, flúor, manganese, magnesio, molibdeno, fosforo, sodio, selenio, zinc.
  • Vitamina A, B, B1, B2, B3, B5, B6 y B12, C, D, E, K, ácido fólico, biotina. 

Algunos beneficios

Moringa en cápsulas
  • Gracias a sus propiedades es efectivo para mantener una dieta equilibrada, evitando la desnutrición. 
  • Mantiene el equilibrio del sistema inmune, evitando las enfermedades. 
  • Es efectivo para el tratamiento y prevención del cáncer.
  • Control y tratamiento de la diabetes y la hipertensión, regula la glucosa en la sangre.
  • Ayuda a la reducción de peso.
  • Intensifica la claridad mental. 
  • Aumenta los niveles de energía.
  • Ralentiza el envejecimiento. 

La lista de los Minerales presentes en la Moringa es larga y entre los más importantes están incluidos el Calcio, Cobre, Hierro, Potasio, magnesio y Zinc. El Calcio es uno de los Minerales más importantes para el crecimiento, el mantenimiento y la reproducción del cuerpo.

La coagulación de la sangre, la transmisión de los impulsos de los nervios, contracción y relajación de los músculos, latido normal del corazón, estimulación de la secreción de hormonas, activación de la reacción de las enzimas, como también otras funciones, requieren todos pequeñas cantidades de Calcio.

La Moringa es la fuente más rica de calcio encontrado en material vegetal y posee 17 veces más calcio que la leche, ayuda a prevenir la osteoporosis durante la vejez y refuerza los huesos de los jóvenes y los de mediana edad.

La Moringa, con 25 veces más Hierro que las espinacas, ayuda en la formación de hemoglobina y mioglobina, los cuales llevan el oxigeno a la sangre y los músculos.

El Hierro también forma parte de muchas proteínas y enzimas en el cuerpo. Su deficiencia produce la debilitación del sistema inmunológico, mientras que su consumo ayuda a mejorar la agilidad mental, ya que aumenta el abastecimiento del oxigeno hacia el cerebro.

La Moringa, con 15 veces más potasio que los plátanos, auxilia la regulación del balance de acido-básico y el agua  en la sangre y los tejidos del cuerpo. Como la fuente más rica de calcio y de Potasio, ayuda a reducir la presión arterial. Auxilia la síntesis de la proteína de aminoácidos y el metabolismo de carbohidratos. El calcio es también necesario para el desarrollo de los músculos y el crecimiento normal del cuerpo.

La Moringa posee aproximadamente 46 antioxidantes y es una de las fuentes más poderosas de antioxidantes naturales. Los antioxidantes proporcionan los átomos libres que el cuerpo necesita y reducen el efecto de los radicales Libres. Esta propiedad antioxidante ayuda a la prevención de formaciones malignas. Las hojas de la Moringa son ricas en Flavonoides, un tipo de antioxidantes.

Los mayores antioxidantes presentes son: Quercetina, Kaempferol, Beta-Sisterol, ácido Caffeoylquinic y Zeatina. Los antioxidantes juegan un papel importante en controlar los síntomas del proceso de envejecimiento y mejoran la salud cardiovascular.

Además, la Vitamina C y la Vitamina E presentes en la Moringa funcionan también como antioxidantes. Las investigaciones confirman la presencia de fitonutrientes en las hojas y semillas de Moringa, considerados como componentes orgánicos promotores de salud. 

Los Fitonutrientes presentes en la Moringa incluyen Alpha caroteno, Beta-Caroteno, Luteína, Zeaxanthin y Clorofila. Los Fitonutrientes limpian el cuerpo de toxinas, purifican los riñones, ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, a reconstruir los glóbulos rojos en la sangre y, más importante aún, a rejuvenecer el cuerpo al nivel de las células. Todos estos nutrientes conforman un suplemento nutricional completo para el bienestar de nuestra salud.

Algunos de sus componentes: 

GLUCOSINOLATOS, ISOTIOCIANATOS

Dichos compuestos son considerados como los agentes quimiopreventivos de mayor efectividad conocida. 

Previenen el cáncer de diferentes tejidos incluyendo el de pulmón, esófago, glándula mamaria, higado, intestino delgado, colon y vesícula biliar. 

Los estudios han demostrado que dicha actividad se debe a que los isotiocianatos pueden suprimir el crecimiento de tumores mediante el bloqueo de enzimas.

LOS FLAVONOIDES

Protegen del daño de los oxidantes, como los rayos UV (cuya cantidad aumenta en verano); la polución ambiental (minerales tóxicos como el plomo y el mercurio); algunas sustancias químicas presentes en los alimentos (colorantes, conservantes, etc). 

Al limitar la acción de los radicales libres (que son oxidantes), los flavonoides reducen el riesgo de cáncer, mejoran los síntomas alérgicos y de artritis, aumentan la actividad de la vitamina C, bloquean la progresión de las cataratas y la degeneración macular.

Sus efectos en los humanos pueden clasificarse en:

Propiedades anticancerosas: muchos estudios han demostrado ser tremendamente eficaces en el tratamiento del cáncer. Se sabe que muchos de sus componentes inhiben el crecimiento de las células cancerosas.  

Propiedades cardiotónicas: tienen un efecto tónico sobre el corazón, potenciando el músculo cardíaco y mejorando la circulación. 

Los flavonoides disminuyen el riesgo de enfermedades cardiacas. 

Fragilidad capilar: mejoran la resistencia de los capilares y favorecen el que éstos no se rompan, por lo que resultan adecuados para prevenir el sangrado. 

Disminución del colesterol: poseen la capacidad de disminuir la concentración de colesterol y triglicéridos. 

Protección del hígado: algunos flavonoides han demostrado disminuir la probabilidad de enfermedades en el hígado.

Protección del estómago: tienen propiedades antiulcéricas al proteger la mucosa gástrica.

Antiinflamatorios y analgésicos:  por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, se ha utilizado para el tratamiento de ciertas enfermedades como la artritis, artrosis, inflamaciones y dolores en general. 

Tiene propiedades astringentes, vasoconstrictoras y antiinflamatorias, pudiéndose utilizar en el tratamiento de las hemorroides, cáncer de colon. 

Antimicrobianos: tienen propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas.

Actividad antimicrobiana: El uso de M. Oleifera para el control de diversas infecciones provocadas por microorganismos es bien conocido, y en años recientes se han generado resultados científicos que confirman su actividad antimicrobiana. Estudios in vitro han comprobado la actividad de diferentes partes de la planta sobre los microorganismos patógenos.

La inhibición del crecimiento  de Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus por extractos acuosos de las hojas fue demostrada por científicos guatemaltecos. Por otra parte, también se demostró la actividad antifúngica de aceites esenciales de las hojas y de extractos de las semillas y las hojas contra dermatofitos como Trichophyton rubrum y Trichophyton mentagrophytes

Además, se logró identificar 44 componentes de los aceites esenciales de las hojas que pueden ser utilizados en el desarrollo futuro de fármacos para el tratamiento de enfermedades cutáneas típicas de las áreas tropicales.

Estudios bacteriológicos demostraron la actividad antimicrobiana de los extractos de semillas de moringa, los cuales floculan bacterias Gram positivas y Gram negativas del mismo modo que lo hacen con los coloides del agua. Su acción bacteriostática consiste en la disrupción de la membrana celular por inhibición de enzimas esenciales (Suárez, Entenza y Doerries, 2003).

El principal ingrediente responsable de dicha actividad es el 4-(4′-O-acetil-α-Lramnopiranosiloxi)-isotiocionato de bencilo, el cual tiene acción bactericida sobre varias especies patógenas, incluyendo aislados de Staphylococcus, Streptococcus y Legionella  resistentes a antibióticos. La potencia de los isotiocianatos como antibióticos también quedó demostrada en un estudio con Helicobacter pylori, que es el causante de úlceras gástricas y duodenales.

En una investigación muy reciente realizada en Kenya se demostró la actividad antimicrobiana de extractos de semillas de M. oleifera  sobre las bacterias  Salmonella typhii, Vibrio cholerae y Escherichia coli, causantes de la fiebre tifoidea, el cólera y la gastroenteritis, respectivamente.

Los autores de la presente reseña consideran que ese resultado puede tener un gran impacto, ya que se trata de agentes antimicrobianos naturales que constituyen un método barato y sostenible para el control de enfermedades y para mejorar la calidad de vida en comunidades pobres. 

Prevención del cáncer

La actividad antitumoral de remedios preparados a partir de las hojas, flores y raíces de M. oleifera es reconocida en la medicina popular. Muchos de los efectos anticancerígenos han sido confirmados científicamente durante los últimos años.

Recientemente se reveló que los extractos hidroalcohólicos de frutos de moringa, debido a sus efectos positivos sobre el citocromo hepático, pueden ser usados para la prevención de la carcinogénesis química. 

Los efectos de los extractos de esta planta en la prevención del cáncer se deben a la presencia de fitoquímicos que modulan la actividad de las enzimas, lo que facilita la destoxificación y garantiza la actividad antitumoral. Por ejemplo, se ha comprobado la acción inhibidora del 4-(4′-O-acetil-α-L-ramnopiranosiloxi)-isotiocionato de bencilo y de la niacimicina sobre los ésteres forbólicos responsables de la activación temprana de antígenos en células linfoblastoides.

Además, isotiocianatos aislados de las hojas inhiben la activación del virus de Epstein-Barr, en lo que el grupo isotiociano parece ser el factor estructural decisive.

ISOTIOCIANATO DE BENCILO

Los isotiocianatos se encuentran en los vegetales crucíferas. La ingestión de vegetales con isotiocianatos esta asociado con un reducido riesgo de cáncer. Son capaces de detener el ciclo celular impidiendo que se repliquen las células cancerígenas lo que provoca la muerte de la células, inhibe varios promotores del cáncer de enzimas citocromo ayudando a prevenir la carcinogénesis e induce apoptosis de las células cancerígenas.

Actividad antioxidante

La acumulación de radicales libres está asociada a la patogénesis de muchas enfermedades humanas. Los antioxidantes son  sustancias capaces de retardar o prevenir la formación de radicales libres, y su uso en farmacología es estudiado de forma intensiva, particularmente como tratamiento para accidentes cerebrovasculares y enfermedades neurodegenerativas, así como en la prevención del cáncer y la cardiopatía isquémica.

Las plantas contienen compuestos antioxidantes como los carotenoides, tocoferoles, ascorbatos y fenoles que pueden atenuar el daño oxidativo; ya sea de manera indirecta, al activar las defensas celulares, o directa, al eliminar los radicales libres.

Las diferentes partes de la Moringa Oleifera contienen más de 40 compuestos con actividad antioxidante. Entre los compuestos con este potencial, ya sea por actividad de captación de radicales libres o por capacidad de formación de quelatos de iones metálicos identificados en las semillas de moringa, se encuentran compuestos fenólicos como el kaempferol y los ácidos gálico y elágico (Singh et al., 2009).

Estudios in vitro demostraron que los extractos de hojas, frutos y semillas de moringa, debido a sus propiedades antioxidantes, protegen las células vivas del daño oxidativo del ADN asociado con el envejecimiento, el cáncer y las enfermedades degenerativas. También se indicó que dichos extractos inhiben la peroxidación lipídica y el quorum sensing bacteriano.

La actividad antioxidante de las hojas de moringa varía en dependencia de las condiciones agroclimáticas y estacionales (Iqbal y Bhanger, 2006). Las muestras de regiones frías de Pakistán presentaron mayor actividad antioxidante que las de regiones templadas de ese país, mientras que las colectadas en diciembre mostraron mayor actividad que las tomadas en junio.

Los extractos de semillas de M. oleifera pueden ser usados en terapias antioxidantes para disminuir la genotoxicidad del arsénico y otros metales pesados, cuyos mecanismos de acción carcinogénica están relacionados con especies reactivas de oxígeno.

Los coagulantes naturales de la semilla de moringa, su alto contenido  de aminoácidos como metionina y cisteína, y de antioxidantes como las vitaminas C y E, y β-caroteno son los responsables de la remediación del estrés oxidativo inducido por el arsénico (Flora y Pachauri, 2011).

Actividad antiinflamatoria

Debido a su alto contenido de fenoles, vitaminas, ácidos grasos omega 3, aminoácidos, glutatión, esteroles e isocianatos, los extractos de las raíces y de las semillas de M. oleifera contribuyen directa o indirectamente a la protección contra enfermedades inflamatorias. Se ha comprobado el efecto protector de los extractos de semillas contra diferentes condiciones patológicas inflamatorias, incluyendo el alivio de inflamaciones bronquiales como el asma.

De las hojas y semillas de la Moringa Oleifera se han aislado 36 compuestos que presentan actividad antinflamatoria, entre ellos alcaloides, glucosinolatos e isocianatos. Los alcaloides tienen una actividad parecida a la de la efedrina y pueden ser de utilidad en la terapia del asma, mientras que la moringina presenta actividad de relajación de los bronquiolos.

Los extractos de moringa suprimen varios mediadores inflamatorios involucrados en la artritis crónica. Los flavonoides de moringa incrementan la densidad ósea, lo que permite prevenir la osteoporosis.

Actividad hipoglucemiante y antihipertensiva

En la medicina tradicional india, M. oleifera  es usada para el tratamiento de la diabetes y la hipertensión arterial. El anecdotario popular en naciones africanas también reporta varios casos de cura milagrosa de diabetes e hipertensión usando remedios preparados a partir de esta planta. La investigación científica al respecto ya ha obtenido evidencias convincentes de muchos de esos casos.

En años       recientes,   en      diferentes   países        se     han   realizado investigaciones      encaminadas      a       evaluar       el     potencial hipoglucemiante, antidiabético e hipotensivo de la moringa usando ensayos bioclínicos, farmacológicos y bioquímicos. En la India se  investigaron 30 plantas medicinales, a las que los sistemas de medicina Ayurveda, Unani y Siddha les atribuían actividad hipoglucemiante.

El estudio confirmó que 24 de ellas provocaban una disminución en la concentración de glucosa en la sangre y una de las especies con mayor efecto hipoglucemiante resultó ser La Moringa Oleifera.  

Las hojas de Moringa presentan actividad hipoglucemiante e hipotensiva, entre otras varias actividades biológicas. Se han obtenido evidencias sobre su potencial para aliviar disfunciones del sistema endócrino, como trastornos de la tiroides y de la secreción de insulina.

Varios fitoquímicos contenidos en las hojas y los frutos de Moringa Oleifera  han revelado su potencial para el control de la diabetes y de la hipertensión arterial. Por otra parte, en un estudio realizado por científicos pakistaníes se demostró que la responsabilidad por la actividad antihipertensiva de la moringa recae en glucósidos de tiocarbamato y de isotiocianato, así como en el β-sitosterol y el phidroxibenzoato de metilo. 

El alto contenido de vitaminas en la moringa es esencial en su uso para la terapia de la diabetes. La vitamina D es fundamental para el funcionamiento correcto del páncreas y la secreción de insulina. La presencia de β-caroteno reduce el riesgo de ceguera en diabéticos.

La vitamina B-12 es útil en el tratamiento de la neuropatía diabética y la vitamina C previene la acumulación de sorbitol y la glicosilación de las proteínas, dos factores muy importantes en el desarrollo de complicaciones diabéticas como las cataratas.

Efectos adversos

Existe un amplio consumo humano de M. oleifera como parte de la dieta y de remedios terapéuticos durante siglos, sin que se reporten casos de alergias y toxicidad. Sin embargo, el conocimiento acumulado no bastaría si no estuviese respaldado por evidencias científicas.

Afortunadamente, la mayoría de las pruebas confirman los elevados márgenes de seguridad de los extractos de semillas y otras partes de la planta, por lo que se puede afirmar que la no toxicidad de sus semillas y hojas está científicamente confirmada.

Aún así, debemos tener en cuenta ciertas situaciones, en las que recomendamos disminuir su uso.

Modere su uso si está embarazada

La moringa es un excelente aliado para las mujeres en periodo de lactancia, ya que aporta con los nutrientes necesarios que el infante necesita. No obstante, no hay que olvidar que la Moringa Oleifera es una fuente abundante de Vitamina A, la cual se encarga de la división celular y el crecimiento, pero en exceso, puede detener este proceso, por lo que no se recomienda su uso excesivo para mujeres embarazadas o en periodo de gestación.

Exceso de glóbulos rojos

El consumo abundante de Moringa, puede ocasionar policitemia, que no es otra cosa que el aumento en exceso de los niveles de glóbulos rojos en la sangre, lo cual solo ocurre en muy determinados casos.

Hipoglucemia

La moringa es una planta hipoglucemiante, puede llegar a bajar los niveles de azúcar rápidamente, lo cual es beneficioso para personas diabéticas, sin embargo las personas con hipoglucemia deberían tener cuidado con su consumo.

Diarrea

Como sabemos, la moringa tiene 4 veces más fibra que la avena, y si una persona nunca ha consumido moringa, es muy probable que lo lleve al baño inmediatamente. Sin embargo, es temporal, ya que se trata de un efecto de desintoxicación del cuerpo. Si alguien desea usarla como laxante, solo debe aumentar su consumo.

Acidez

Consumir moringa en exceso o en ayunas, puede provocar una ligera acidez en el estómago, por lo que se recomienda consumirla después de las comidas.

Pérdida de sueño

Hay personas que sufren de pérdida de sueño por las noches, y ya que la moringa da energía, se recomienda consumirla mejor por la mañana y tarde.

Deja un comentario